A las fiestas durante la cuarentena y los rompimientos del aislamiento social obligatorio registrados en todo el país, se sumó la repudiable actitud de José María Carambia, intendente de la ciudad santacruceña de Las Heras, quien fue acusado de sacarle la comida a los agentes de policía que no dejaron ingresar a un amigo suyo que transitaba sin permiso.

Según los medios locales, Carambia le pidió a sus colaboradores que no permitieran el ingreso del personal policial a los tráilers y que no les den viandas. La información fue corroborada por uniformados de la ciudad lasherense, quienes dieron detalles de la situación.

Una fuente oficial de la Comisaría Segunda de esa ciudad informó que la molestia del jefe comunal fue ocasionada por “no dejar ingresar a su amigo”.

Según informaron, el Comité de Crisis local dispuso que la ruta permaneciera cerrada de 20 a 07 horas y el “amigo del intendente llegó a la medianoche. Venía de joda desde Caleta Olivia sin justificativo y cuando el personal no lo dejó ingresar a la ciudad, los quiso atropellar”.

El 21 de marzo, un día después de iniciada la cuarentena, Carambia había tuiteado: "Por favor vecinos, les pedimos que permanezcan en sus casas casas, evitando salir salvo que sea sumamente necesario. No podemos dejar que el virus se propague y la cuarentena es la mejor manera de prevenir el contagio". Se ve que eso no aplicó para su amigo, según la denuncia.

Fuente: El Destape