Cuando trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y mineros de Río Turbio intentaban llevar adelante una asamblea, en las inmediaciones del Parque Tecnológico Migueletes, un oficial de la policía Federal desfundó su arma reglamentaria y disparó dos veces al aire con el objetivo de amedrentar a los trabajadores.

En el edificio público, que desde hace tiempo se encuentra blindado por fuerzas de seguridad, los trabajadores reclaman la reincorporación de más de 250 compañeros despedidos. Además de poner en riesgo la vida los despedidos, la utilización del arma con balas de plomo tuvo el agravante de la cercanía de un Jardín de Infantes, que se encuentra a menos de 100 metros del lugar.

Desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) repudiaron la política represiva del gobierno nacional, a cargo de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich. “En un momento de conflictividad laboral creciente, las fuerzas de seguridad responden a los balazos para "contener" las protestas. Esto pone en riesgo la integridad y la vida de los manifestantes y muestra cómo se están canalizando los conflictos laborales” sostuvieron.