Minutos después de la presentación de la ley de emergencia, el jefe de los senadores de Todos, José Mayans, empezó a gestionar con sus colegas radicales abrir el recinto el viernes para sancionar un paquete de medidas económicas. 

El peronismo necesita los dos tercios para tratar un proyecto de ley sin dictamen de comisión y no es habitual que la oposición de turno haga esos favores. Pero lo intentará. 

Fue una idea que Alberto Fernández sondeó a los gobernadores radicales (entre ellos, Gerardo Morales, de Jujuy) el lunes sobre la posibilidad de anticipar los tiempos, teniendo en cuenta que si se respetan el plazo de una semana entre dictamen y sesión la emergencia se sancionará el 27.  O sea, tendrán que viajar después de navidad con el mismo final.

El Gobierno justicialista necesita ese paquete de medidas para empezar a dar vuelta el rumbo económico que dejó el macrismo. Alberto propone un modelo basado en la producción y en la recuperación del ingreso de los sectores populares. Empieza un nueva etapa en el país.