En un vuelo que iba de Iguazú a Mendoza, un avión de la empresa Fly Bondi tuvo problemas técnicos y aterrizó en Córdoba, donde el avión averiado tuvo dos intentos de aterrizaje frustrados y solo pudo tocar tierra en el tercer intento.

Se trata del vuelo FO5451 con destino a la ciudad de Mendoza desde Puerto Iguazú, que en principio debía llegar a las 9:35 am del domingo 12 de agosto. Sin embargo, el avión solo estuvo operativo para partir recién a las 17:30 hs., es decir con casi 9 horas de demora.

Las fallas mecánicas afectaron al avión de Flybondi registrado con la matrícula LV-HKS que fuera bautizado por el CEO de Flybondi, el británico Julian Cook, con el nombre de su perro “Nelson”. Tras el despegue de Iguazú, el avión presentó unas fallas mecánicas, ante ello se inicio el descenso al aeropuerto de la capital de Córdoba tras declarar las fallas a la torre de control.

Sin embargo, ello no fue todo, ya que una de las fallas que tuvo “Nelson” afectó a los flaps del Boeing 737 lo que generó serias dificultades a la hora de aterrizar en la pista del aeropuerto Taravella. Estas dificultades hicieron que el avión solo haya podido aterrizar en el tercer intento tras haber tenido dos intentos de aterrizaje frustrados.

No es la primera vez que “Nelson” tiene fallas que lo dejan fuera de servicio. Por el contrario, el avión que tiene casi 15 años de antigüedad ya acumula una larga lista de incidentes, problemas y fallas. El 22 de Enero sólo pudo mantenerse en el aire 12 minutos, tras lo cual debió aterrizar de emergencia en Córdoba debido a una falla en los motores y en los frenos.