Tan solo una semana antes de cumplirse un nuevo aniversario de golpe cívico militar de 1976, una política jujeña de Juntos por el Cambio recordó y reivindicó en sus redes sociales al dictador y genocida Jorge Rafael Videla.

Se trata de Sara Araceli Aranda, concejala municipal de La Quiaca, quien el 12 de marzo publicó en su cuenta de Facebook una foto del militar con junto con la leyenda: “Vieron cuando me decían HDP ¿Qué me dicen ahora?”. El repudio masivo no tardó en llegar y por esa razón se vio obligada a borrar el posteo, además de negar que alguna vez haya existido.

Ante la repercusión del hecho, el intendente de La Quiaca, Blas Gallardo, presentó una denuncia ante Horacio Pietragalla Corti para que interviniera la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, ya que la acción constituye un acto de "odio, negacionismo o apología al terrorismo de Estado que existió en la última dictadura cívico militar".

"Hemos sido elegidos por nuestro pueblo de forma democrática y estas manifestaciones constituyen una falta de extrema gravedad que no nos pueden pasar inadvertidas o amparadas en una falaz interpretación de la libertad de expresión", expresó. Y agregó que se debe "seguir concientizando y cuidando la democracia".

Una legisladora jujeña de Juntos por el Cambio reivindicó a Videla en sus redes

Aranda decidió negar todo: "Era desafortunada porque evoca una figura que todos los argentinos de bien repudiamos y cancelamos. La evocación de esta figura genera odio, dolor y representa una época oscura a la cual ningún hermano quiere regresar... Esa no soy yo. Nuestro país y nuestra ciudadanía tiene la titánica tarea de defender la democracia y también ello se logra evocando los buenos ejemplos que sobran".

“Esta publicación, en el contexto de una red social, es desafortunado y evoca una figura que todos los argentinos de bien repudiamos y cancelamos. La evocación de esta figura genera odio, dolor y representa una época oscura a la cual ningún hermano quiere regresar…Esa no soy yo. Nuestro país y nuestra ciudadanía tiene la titánica tarea de defender la democracia y también ello se logra evocando los buenos ejemplos que sobran antes de otros repudiables".

"Les aseguro que por mi parte no compartí tal publicación, que la misma está muy lejos de mi ánimo y que en cualquier caso puede haber sido fruto de algún genero de manipulación aun remota de mi cuenta...repudio la imagen del represor condenado por delitos de lesa humanidad y tal es la bandera que sostengo como elección de vida y por supuesto que como militante radical”, dice el comunicado.

Fuente: El Destape