Gravísimo hecho ocurrido en Venezuela: durante un acto oficial, intentaron atentar contra el presidente Nicolás Maduro, quien resultó ileso. Hasta el momento, la información oficial indica que cerca del palco presidencial estallaron varios drones que causaron al menos 7 heridos. 

“Las averiguaciones ya establecen con claridad que correspondían a artefactos voladores de tipo dron. Varios de ellos contenían una carga explosiva que detonó en las cercanías de la tarima presidencia y en algunas zonas de el desfile”, expresó el gobierno en un comunicado oficial. Tanto Maduro como su esposa, Cilia Flores, fueron desalojados del acto por las fuerzas del seguridad. 

Increíblemente, el caso pasó desapercibido por las autoridades argentinas que no hicieron ninguna referencia al grave hecho. ¿Qué hubiese pasado si se daba una situación similar en Chile o Brasil, donde gobiernan presidentes aliados? No sería la primera vez que sectores de la oposición al chavismo organizan actos violentos. De hecho, en 2002, ejecutaron un golpe de Estado (finalmente fallido) contra Hugo Chávez. 

Pocas horas después del suceso, Maduro brindó una cadena nacional en el que responsabilizó a sectores de la oposición y al presidente colombiano, Juan Manuel Santos. 

“Aquí estoy de pie, vivo y victorioso listo para las batallas que me toquen siempre”, aseguró Maduro. “Estuvo la derecha venezolana y la derecha de Bogotá, no tengo duda que el nombre de Juan Manuel Santos está tras este atentado", agregó. 

 

 

“Cuando estaba diciendo ‘no bajemos la guardia porque la conspiración ha retornado’, en ese mismo momento explotó frente a mí un artefacto volador. Hubo una gran explosión. Mi primera reacción fue de observación, de serenidad porque tengo confianza plena en el pueblo y las fuerzas armadas”, concluyó el presidente que hace pocos meses volvió a imponerse en las urnas. Desde 1999, el chavismo se ha impuesto en prácticamente todas las elecciones (presidenciales y legislativas) que tuvieron lugar en el país caribeño.