La crisis económica que desató la política de Cambiemos y el Fondo Monetario Internacional golpea duramente a la industria láctea. La caída de consumo y el continuo aumento de insumos y servicios hace muy difícil la producción y pone en peligro a miles de puestos de trabajo.

Tal es así, que esta semana, la empresa láctea Verónica pidió el procedimiento preventivo y sus plantas de producción ubicadas en las localidades santafesinas de Lehman, Totoras y Suardi estarían a la venta ya que trabajan al 30% o 40% de su capacidad.

Verónica emplea en forma directa a más de 600 personas. La empresa intenta cuidar los puestos laborales y llegar a un acuerdo conveniente con el gremio. Los empleados están cobrando su sueldo en cuotas desde hace varios meses, según reveló la periodista Yanina Otero en Ámbito Financiero.

Su fábrica dedicada a la producción de leche en polvo -en la localidad de Suard- está funciona cada 15 días y corre peligro de cierre o despidos. Hace un par de años se realizó una millonaria inversión para mejorar las instalaciones.

A su vez, desde febrero de 2018 la empresa no está haciendo las contribuciones patronales y aportes a la seguridad social de sus empleados. También tiene una deuda bancaria con entidades locales de poco más de $1.110 millones.