Trabajadores de distintas partes del país, denuncian que el grupo Vía Bariloche ha despedido a más de doscientos (200) choferes de la empresa, violando el decreto presidencial n°329/2020 donde se prohíbe el despido de trabajadores por el plazo de sesenta (60) días.

Los empleados sostienen que la empresa tomó esta medida sin previo aviso, y ante los reclamos de los mismos no recibieron respuesta alguna por parte del grupo empresarial.

“Los representantes, contadores y jefes de recursos humanos nos dicen que ellos no tienen orden de liquidarnos, lo que quiere decir, que la jefatura no quiere pagar y no da la orden para que nos depositen”, sostuvo uno de los choferes afectados. 

Según relató, la medida afecta a “más de 200 familias”. “Como la empresa no realizó  la liquidación correspondiente tampoco pudimos cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) por lo que estamos sin recibir ni un tipo de ingreso económico en plena pandemia”, lamentaron a tiempo que no descartan tomar medidas al respecto si la situación no se resuelve, afirmó otros de los trabajadores.

La familia Trappa, dueños de Vía Bariloche, cimentaron su imperio sobre la base de una relación que se construyó con los sucesivos gobiernos, desde el menemismo. La cercanía con Macri, los hizo acreedores de información privilegiada para lanzar su propia línea aérea y tener un virtual aeropuerto.

De hecho, en 2016 Sebastián Trappa, vicepresidente de Vía Bariloche, había logrado en un con Macri y su ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, llegar a información privilegiada sobre lo que sería la política de cielos abiertos del gobierno nacional por aquel entonces: la desregulación de la licitación de las rutas aéreas y el desembarco de las low cost.

Fuente: Política Argentina