La empresa aceitera Vicentín hizo este lunes una presentación en los Tribunales de Reconquista, Santa Fe, para pedir su concurso preventivo de acreedores. La compañía sostuvo en un comunicado que “perseguirá sin descanso, aún en este contexto, sus objetivos prioritarios de defender sus fuentes de trabajo, rehabilitar su operatoria industrial y comercial y concretar una restructuración de sus pasivos en condiciones y términos que sean mutuamente fructíferos para acreedores y para la empresa”.

La empresa, que en diciembre pasado cerró sus plantas de molienda y aludió a una situación de estrés financiero para dejar de pagar deudas acumuladas por unos 1.300 millones de dólares, hizo la presentación ante el Juzgado de Primera Instancia Distrito 4 en lo Civil y Comercial de Reconquista.

Semanas atras, Vicentín despertó la alerta, cuando presentó una propuesta de pago a los productores, acopios, corredores y cooperativas que le entregaron granos y no llegaron a cobrarlos. Pero la misma no prosperó y el jueves pasado, en los Tribunales de Rosario, se presentó el primer pedido de quiebra de la firma que nació en el norte santafesino hace casi cien años. Lo hizo la firma Gagliardo Agrícola Ganadera SA, que pertenece al grupo de la Constructora Obring.

Entre los acreedores de la aceitera, se encuentra el Banco Nación por un préstamo de 18 mil millones de pesos que tomó durante la gestión de Mauricio Macri. La firma, además, fue el principal aportante privado a la campaña de Cambiemos, con 13,5 millones de pesos. 

Casi el 80% de la deuda bancaria de Vicentín se corresponde con el préstamo del Banco Nación. En segundo lugar, muy lejos, queda un préstamo del Banco Provincia, por 1.600 millones de pesos. La deuda total de la empresa asciende, según Infobae, a 1.350 millones de dólares.