La ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal salió a poner paños fríos en el macrismo, luego de que algunos dirigentes moderados criticaran a Patricia Bullrich por el tenor del comunicado del PRO por el caso de Fabián Gutiérrez. "Puede haber diferencias coyunturales porque somos muchos y diversos", aseguró. 

Y aclaró: "Sigue ahí ese espacio de república, de libertad, de progreso genuino", dijo sobre el macrismo, a pesar de todos los resultados pésimos de la gestión de Cambiemos. De ese modo, Vidal quiere cerrar el debate interno entre moderados y ultras. ¿De qué lado está ella?

"La primera tarea que tenemos es acompañar a la gente", afirmó la dirigente del PRO en una reunión que se por Zoom, en la que también participaron el ex ministro de Educación, Alejandro Finochiaro y el diputado nacional del PRO Hernán Berisso.

La ex gobernadora bonaerense afirmó que "los tiempos que atravesamos son muy difíciles, y los que vienen van a serlo aún más", y manifestó que "van a requerir que estemos ahí. Cada uno de nosotros tiene que encontrar su manera".

La ex gobernadora bonaerense afirmó que "ser oposición también significa decir lo que está mal" y recordó "cuando dijimos que esta crisis no es solo sanitaria, también es económica".

"Y por eso le dijimos al Gobierno que debe poner en marcha todos los motores que ayuden a la gente a recuperarse económicamente", destacó y manifestó que "el año que viene, cuando volvamos a pedir una oportunidad a los bonaerenses y a los argentinos, tenemos que decirles que aprendimos para ser mejores".