A través de una circular fechada el 28 de agosto en la que se detallaban cuestiones técnicas y económicas respecto de la fase final en Mar del Plata, el gobierno de María Eugenia Vidal informó un fuerte ajuste en los Juegos Bonaerenses. 

Según el portal InfoGei, el escrito oficial especifica una inversión del 30% del dinero que se necesita por día para que los participantes puedan desayunar, almorzar, merendar, cenar, hospedarse y trasladarse a los lugares donde se realiza la competencia.

En consecuencia, la noticia del ajuste de la tradicional competencia que organiza la subsecretaría de Deportes del Ministerio de Desarrollo Social cayó como un balde agua fría para los municipios que, en un contexto de crisis social y económica, deberán absorber los costos de los competidores.