En un giro sorpresivo de la estrategia electoral, la gobernadora María Eugenia Vidal, que viene evitando mostrarse por fuera del territorio bonaerense, finalmente viajó a la provincia de Córdoba para apoyar al candidato oficial de la Casa Rosada, el radical Mario Negri.

La visita de la mandataria se da a una semana de las elecciones cordobesas, donde según las últimas encuestas el candidato de Cambiemos se ubica unos 15 puntos por debajo del actual gobernador Juan Schiaretti.

El desembarco de Vidal, que viene esquivando incursiones de campaña en escenarios adversos, también se enmarca luego de la recorrida de la diputada nacional, Elisa Carrió, que terminó siendo un verdadero “salvavidas de plomo” para el radical Negri. En una de las actividades, la legisladora de Cambiemos celebró la muerte del ex gobernador Juan Manuel de La Sota.

En el equipo de campaña del radical Negri, buscan que la imagen de la gobernadora María Eugenia Vidal funcione como “un modelo de gestión” y actúe como un inflador político que permita descontar la ventaja del Schiaretti.

En las últimas PASO de Entre Ríos, donde Cambiemos quedó a 20 puntos del peronismo, la gobernadora bonaerense recibió durante la previa de los comicios al candidato de la Casa Rosada, Atilio Benedetti. En esa oportunidad, el apoyo de Vidal no alcanzó para evitar una derrota holgada.