El juez de la Cámara de Casación Penal bonaerense, Víctor Violini, se defendió de las críticas que recibió tras la liberación de presos, luego de que el pasado 14 de abril resolviera que, en el marco de la pandemia de coronavirus, los detenidos por delitos leves y en riesgo sanitario fueran beneficiados con el arresto domiciliario.

“En las cárceles de la Provincia hay una capacidad de alojamiento para 24 mil presos cuando hoy ya tenemos 50 mil. Si el coronavirus ingresa a las cárceles, y lo va a hacer, tardará entre un mes y medio y dos meses en infectar a todos los internos", señaló el magistrado en declaraciones radiales.

Si eso pasa, advirtió Violini, "les tengo que dar asistencia sanitaria, y para hacer eso los tengo que sacar, porque en los penales no hay posibilidad de internar a nadie". "Esto nos haría sacar a 50.000 infectados de las cárceles y ahí explota el sistema sanitario de Buenos Aires", señaló.

Además, en contra de versiones periodísticas y lo que se plantea por muchos usuarios en redes sociales, Violini negó que se les esté otorgando domiciliaria a detenidos por delitos graves. "De ninguna manera. En delitos graves no otorgo arresto domiciliario, sino que lo mando a la instancia para que el juez a cargo lo valore. No sé de dónde salió ese listado de 2.300 liberados que está circulando. Los que cometieron delitos graves, con violencia o los de género no salen", explicó.

Consultado acerca del caso de un hombre acusado de violación de Burzaco que recibió el beneficio del arresto domiciliario en los últimos días con tan sólo haber cumplido 7 meses de arresto el juez explicó que “fue uno de los primeros habeas corpus que salieron antes de la resolución colectiva".

“Nosotros le pedimos un informe al Servicio Penitenciario Federal (SPF) sobre el estado físico del interno, porque el único dato que teníamos es que estaba dentro del grupo de riesgo porque tiene 67 años”, agregó el magistrado bonaerense sobre uno de los casos que despertó polémica. 

Antes de finalizar, ahondó: “El habeas corpus que presentó la abogada dice que no está alojado en el SPF, sino en una comisaría de Burzaco, hacinado, sin tratamiento médico, sin elementos de higiene y que sufre hipertensión, neumonía y osteoporosis, lo que lo mantiene postrado, sin posibilidad de caminar". 

"Los parámetros para darle o no el arresto domiciliario no los puedo controlar, yo se los mando a los jueces. Por eso en este caso hicimos lugar al habeas corpus pero lo mandamos a la instancia, solicitando al juez que resguarde a la víctima y que informe en forma inmediata la decisión adoptada”, precisó.

Hay que recordar que el 8 de abril, el camarista Violini ordenó que se dispongan las prisiones domiciliarias de los acusados de delitos leves que formen parte de grupos de riesgo ante un eventual contagio de Covid-19 y que en los casos de imputados por delitos graves los jueces revisen cada caso en particular.