Carla Vizzotti sostuvo que la situación epidemiológica en la Argentina “es muy alentadora” debido a la baja de contagios y adelantó que a partir de noviembre comenzará a analizarse la posibilidad de aplicar una tercera dosis en sectores específicos de la población, como trabajadores de la salud y personas con comorbilidades.

Vizzotti precisó que el objetivo del Gobierno es "llegar a septiembre con las segundas dosis, en octubre con adolescentes ya partir de noviembre evaluar si estamos en condiciones de hacer un refuerzo". "Estamos en una situación epidemiológica muy alentadora y en un momento de posibilidades de aperturas que van a poder sostenerse mientras avance la vacunación y se sostengan algunos cuidados", puntualizó el titular de la cartera sanitaria durante una conferencia en la provincia de San Luis, donde tuvo lugar la reunión del Consejo Federal de Salud.

Más allá de las autorizaciones para la circulación y la reapertura de actividades en distintos sectores de la vida social y productiva, la clave estará en “seguir con el esfuerzo de sostener el uso del tapabocas, lavado de manos, el aireamiento de los ambientes y la distancia social ”. “Eso es lo que va a ayudar a que se decidan más aperturas” que “iremos definiendo” a medida que se analiza la evolución de la situación epidemiológica, agregada.

Por otra parte, la ministra elogió la estrategia de los países que comenzó a aplicar dosis de refuerzo en su población, pero relativizó la posibilidad de que eso ocurra en el corto plazo en la Argentina. Explicó que el impulso que en agosto cobró la vacunación con segundas dosis le da “mayor tiempo de protección” a la población y consideró que esto hace que, por el momento, “no sea necesario pensar en una tercera dosis”.

No obstante, aclaró que "a partir de noviembre vamos a evaluar si estamos en condiciones de aplicar un refuerzo para poblaciones más específicas", como trabajadores de la salud y personas que integran los grupos de riesgo.

Fuente: Política Argentina