Durante mucho tiempo, Marcos Peña fue el hombre fuerte detrás de la política de Mauricio Macri. Durante el gobierno de Cambiemos, se lo señaló como el responsable de muchos de los problemas de un oficialismo que fracasó en todos los planos. Fue Peña quien rompió cualquier tipo de articulación con el radicalismo o sectores del peronismo. Más de una vez, desde adentro de Cambiemos le pidieron su renuncia. 

Ahora, Peña está en Estados Unidos mientras espera el momento para pegar la vuelta. Pero la sorpresa es que no será con Macri al que abandonó. Todo el mundo lo sabe: Macri es un político en retirada: nadie lo ve con chances reales en 2023.  

Por eso, Peña eligió para volver a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, este último, casi seguro candidato del PRO a las próximas elecciones presidenciales. 

De esta manera, el PRO termina de cerrar un ciclo y empieza a refundarse con nuevos liderazgos. Ya fue desplazado Macri y ahora faltaría el corrimiento de Patricia Bullrich, presidente del partido porteño.