La petrolera YPF concluyó exitosamente su canje de deuda al obtener una adhesión del 60% de los tenedores del bono 2021, que vencía a fin de marzo próximo.

 "Habiendo concluido el período de participación temprana para los tenedores del bono 2021 y la oferta de canje para el resto de los bonos elegibles, YPF alcanzó un nivel de participación del bono corto de 60% y de la totalidad de bonos cercana al 32%, resultando en la emisión de nuevos títulos al 2026, 2029 y 2033 por aproximadamente 2.100 millones de dólares", informó la compañía.

Con este resultado la compañía logra obtener la validación del Banco Central en relación con el requerimiento de refinanciación exigido por la normativa cambiaria toda vez que el ahorro de divisas conseguido para el año 2021, considerando la refinanciación de pagos de capital e interés de todos los bonos que ingresaron al canje, supera ampliamente el requerimiento de refinanciación del 60% de su bono. 

El logro alcanzado por YPF redunda en una refinanciación temprana de pagos de capital e interés acumulado hasta diciembre de 2022 por un total de 630 millones de dólares.

Para lograr la adhesión de este grupo inversor, la petrolera accedió a algunos de los pedidos de los acreedores, que fueron considerados razonables por la empresa. Así, YPF ofreció un rebalanceo entre la cantidad de bonos garantizados al 2026 y el dinero en efectivo que recibirán los bonistas que tienen actualmente la obligación negociable a 2021.

La ventaja respecto de las propuestas anteriores es que los inversores cobrarán algo más de efectivo y algo menos de bonos garantizados a 2026, con lo cual aumenta el valor presente obtenido a través del canje. En el directorio de YPF indicaron que esta modificación no compromete la evolución financiera de la compañía.