Fuentes de la compañía petrolera argentina informaron anoche que el aumento de los productos de la marca reflejan el traslado de actualización de impuestos y un aumento del precio de los combustibles.

De esta forma, YPF trasladó a los surtidores el aumento en el impuesto sobre los combustibles líquidos y al CO2 que representan un incremento del 1,3% en el caso de las naftas súper y premium y del 1% en las variedades de gasoil. Explicaron además que al igual que en las actualizaciones anteriores, se buscará acortar las brechas entre AMBA y el resto de las provincias, con aumentos diferenciados.

El 23 de noviembre, los precios de los combustibles de YPF aumentaron un 2,5 por ciento y en octubre habían subido un 3,5 por ciento, por lo que éste es el tercero en tres meses.

Fuente: Política Argentina