Cristina arrancó hablando del intendente reelecto. “No hace falta que les explique por qué Jorge Ferraresi es el vicepresidente del Instituto Patria”, señaló, al tiempo que recordó que “fueron momentos muy duros” y que el Instituto fue “un lugar de pensamiento pero también trinchera”. “Después vino Unidad Ciudadana y Avellaneda tuvo un rol preponderante”, señaló, recordando el acto “fundacional”.

“Los asesores de imagen nos decían que no había que cantar más ´vamos a volver´, pero no había caso. Cada acto terminada indefectiblemente con el ´vamos a volver´. En Avellaneda nos habían pedido que no hubiera ninguna bandera. Y en un Racing colmado, de repente, de una de las tribunas, se despliega una bandera que decía ´te juro que mañana volveré´. Todo eso es mucho amor. Y por eso hoy estamos acá. No fue magia, de ninguna manera”, expresó.

Y valoró: “Lo mejor que hicimos fue empoderar al pueblo para que nadie viniera a decirle que no tenía derecho”. Remarcó, en este marco, que comienza una “etapa diferente” con la “necesidad de discutir esta matriz económica que agobia tanto” y comparó el dinero con el que cuenta la Ciudad de Buenos Aires, comprándola con La Matanza.

Rechazó las acusaciones del macrismo, que solía advertir que durante 20 años gobernó el peronismo y las obras no se hicieron. “En 1947 la CABA tenía 2.900.000 habitantes, en el censo de 2010 2.800.000. En la Provincia, en ese mismo año, 4.800.000 y en 2010 tenía 15.000.000 de habitantes. Había más que triplicado la cantidad de habitantes. No es que los que gobernaron no hicieron nada sino que la multiplicación de la población demanda una inversión intensiva”, explicó, para justificar la valoración. Y apostó a un “plan de obras absolutamente distributivo que repare las inequidades”.

“Alberto va a enviar un proyecto de ley para la conformación de un Consejo Económico y Social porque la discusión debe bajar a los clubes, barrios, escuelas, municipios, concejos deliberantes. Hay que aprovechar esta oportunidad histórica donde se ha podido comparar un modelo de sociedad”, anticipó, y pidió “seriedad” para “debatir la Argentina” que heredarán los hijos y nietos.

Y señaló: “No soy quien para darle consejos a nadie, pero ayer nomás el gobierno electo ha firmado un decreto que viene a reparar algo que es la seguridad de los trabajadores que están hoy en relación de dependencia, para la suspensión de despidos sin causas por los próximos 180 días. Sin embargo, quieren traer otras cuestiones. El decreto es un acto de justicia”. Recordó que en 2016 se registraron una serie de despidos y se vetó la ley antidespidos, que fue anunciada en Esteban Echeverría (Cresta Roja, acto del que no participó Fernando Gray). “No se cuántos de esos trabajadores tendrán trabajo”, admitió, aludiendo a los despidos en la planta avícola.

Fuente: Diario Registrado,