En el marco general de despedidos en el sector estatal y privado, la empresa SIAM despidió 80 trabajadores de su planta en el municipio de Avellaneda.

El intendente Jorge Ferraresi denuncio que  “SIAM desistió de invertir en Avellaneda luego de una charla con el gobierno nacional en la que les dijeron que si no podían competir con lo que iba a venir de China u otro país, que no invierta."

En ese sentido, el mandatario municipal, aseguró que la empresa  tenía previsto lanzar una nueva línea de termotanques que iba a generar unos 120 nuevos puestos de trabajo, ya que la producción de heladeras pasaría de 1200 a 1800 unidades.

La fábrica en conflicto había reanudado la producción en 2014 tras años de haber permanecido cerrada, lo que requirió una inversión de 35 millones de dólares por parte del grupo empresario Newsan, propietario también de las plantas ubicadas en Ushuaia, Monte Chingolo y Campana.

En el municipio de Avellaneda, la compañía fabrica heladeras de última generación con un proceso completo e integrado, utilizando más del 50 por ciento de insumos de manufactura nacional.

La inversión de un total de 100 millones de dólares anunciada en 2014 preveía la diversificación de líneas de productos, dentro de los que se incluían lavarropas, congeladores, lavavajillas, secarropas y otros electrodomésticos, como termotanques.

Los trabajadores que continúan en la planta aseguran que la firma paralizó la contratación de personal en noviembre de 2015 y luego, en diciembre, comenzó un reducir la plantilla “sin dar mayores explicaciones a los delegados”.

En el mismo sentido, los trabajadores de SIAM denunciaron que "la empresa viene echando operarios desde hace rato”, al describir que “a mediados de noviembre dejó de contratar nuevo personal por la apertura de las importaciones”.