El pasado marzo el entonces pre-candidato Bolsonaro se dirigió a Frota en un vídeo grabado desde su coche y le dijo:

“Si tú me quieres ver presidente un día, yo te quiero ver ministro de Cultura, ¿te imaginas, tío?”. Pocos días después y tras el gran revuelo causado, Bolsonaro dio marcha atrás y anunció que podría suprimir este ministerio. Como de costumbre, alegó que su mensaje informal había sido malinterpretado y que había sido una “broma”.

Frota, de 50 años, es un personaje polémico. Además de rodar decenas de películas pornográficas, este ex modelo tiene un pasado marcado por la adicción a las drogas e incluso ha participado en varios realities.  

“Usé cocaína durante 13 años. Para mí, al contrario que otros hombres, era la droga del sexo. Hacía mucho sexo con cocaína”, revela Frota en su autobiografía, publicada el mes pasado.

En este libro, Frota cuenta que en 2006 tuvo un “encuentro con Dios” cuando estuvo hospitalizado por una bronconeumonía. Este episodio le llevó a dejar la industria pornográfica y a frecuentar la iglesia evangélica.  

Inmediatamente después de ser elegido diputado, Frota ha sido acusado por su hijo Mayã, fruto de su relacionamiento con su personal trainer Samanta Lima Gondim durante los años 90, de no haber pagado la pensión alimenticia durante años.

La prensa local llegó a publicar que podría ser encarcelado por la deuda acumulada.  

Mirá el video:

Bolsonaro quer Alexandre Frota como ministro da Cultura

Fuente: Vanity Fair, Noticias en Red