El candidato del PSL, Jair Bolsonaro, se impone en la segunda vuelta de las presidenciales en Brasil por 55,63% contra el 44,37% del candidato del PT, Fernando Haddad, con el 92% de los votos escrutados.

A pesar que el delfín de Lula -en prisión y cuya candidatura fue proscripta por la Justicia- logró acortar la distancia de casi 20% que tenía frente al exmilitar luego de las generales, no le alcanzó para dar vuelta la contienda. Bolsonaro triunfo con más del 60% en estados clave como San Pablo y Río de Janeiro.

Bolsonaro vio afectada su imagen por la difusión del financiamiento por parte de su campaña de "fake news" en cadenas de WhatsApp, además del rechazo del excapitán de participar en debates públicos. Sin embargo, no fue suficiente para contrarrestar la campaña "anti PT" que logró instalar el candidato ultraderechista.

Se abre una etapa de incertidumbre y preocupación en el país y la región. El excapitán manifestó abiertamente su voluntad de perseguir a la oposición y a las minorías sexuales, su reivindicación de la tortura e incluso, una posible intervención militar en Venezuela.

Durante las últimas semanas de campaña, además, se multiplicaron los ataques y crimenes de odio por parte de seguidores de Bolsonaro contra activistas y militantes populares. 

Fuente: El País Digital