Luego de un robo en las calles de Brasil, donde delincuentes armados se disponían a huir, un grupo de policías interceptó el auto en el que se dirigían y no dudó en disparar para reducirlos. Ambos delincuentes fueron heridos de bala y uno de ellos murió.

Los presentes salieron de los locales para enterarse de lo sucedido mientras filmaban con sus celulares. Al ver que se trataba de delincuentes heridos comenzaron a aplaudir a los uniformados mientras que gritaban "viva Bolsonaro".

Jair Bolsonaro proclamó su tenacidad contra los asaltantes durante su campaña cuando derrotó a su rival Fernando Haddad.

Los policías tomaron de la ropa ensangrentada a los detenidos y los subieron a la parte trasera del patrullero. Ambos implicados fueron derivados al hospital más cercano donde finalmente uno de ellos murió.