Insólito: mientras la provincia de Buenos Aires parece jacqueada por una crisis económica y social (entre otras cuestiones, muchos hospitales no tuvieron luz la semana pasada), la gobernadora María Eugenia Vidal está preocupada por la organización de su tercer "retiro espiritual", desde que es mandataria. 

Según trascendió, será el último fin de semana de marzo en La Plata y tendrá como objetivos "concentrarse mejor en la gestión". No se sabe cuánto costará la actividad ni quiénes participarán, aunque estarán los principales ministros. 

Además de trabajo, el retiro contará con espacio para momentos de distención, como juegos, asados y algo de diversión. Parece que en Buenos Aires no hay crisis. 
 
“Tenemos que concentrarnos en próximos objetivos y motivar al equipo”, insistieron cerca de Vidal. La gobernadora encara un año complejo. Por un lado, debe lidiar con una crisis económica que parece no tener final. Por otro, su nombre figura como un plan B si finalmente Mauricio Macri decide no participar de las próximas elecciones presidenciales.