El presidente de la Cámara de Diputados y precandidato a gobernador bonaerense por el espacio kirchnerista, Julián Domínguez, volvió a diferenciarse de su competidor en la interna, el jefe de gabinete Aníbal Fernández, al sostener que éste “tiene la lengua más afilada de todas”, mientras que se autodefinió como “un ‘payuca’ del interior”.

Además,  el ex intendente de Chacabuco agregó: “Tenemos otro tranco, él para responder es un Fórmula Uno y yo soy un Ford Falcon; pero el Falcon va por tierra, en ruta y no te deja nunca, lo arreglás con alambre y sale. Yo soy eso”.

Muestra de la velocidad que tomó en los últimos días la campaña de Domínguez en su carrera contra el jefe de gabinete es que logró avales importantes en territorio del propio Aníbal Fernández: el intendente de Quilmes, Omar "Barba" Gutiérrez, apoyó su precandidatura a gobernador.

Entretanto, y al ser consultado sobre si se sintió aludido por el reclamo de "humildad" que hizo la primera mandataria, Cristina Fernández de Kirchner, Domínguez señaló que con la presidenta tiene “la confianza suficiente” como para que le diga “directamente” si quiere que baje su candidatura. “Mi contribución al proyecto es donde se va a librar la batalla más importante, porque no puede haber victoria nacional si no hay un triunfo en Buenos Aires", añadió.

Por otra parte, respecto a  la elección nacional, el diputado evitó expresar preferencias entre los candidatos a presidente oficialistas –Daniel Scioli y Florencio Randazzo–, e ironizó: “¿Si voy a viajar en tren o en lancha? Me gusta andar en auto o caminar”.

Estos dichos tuvieron lugar luego de que Domínguez levantar el perfil tras permanecer como uno de los kirchneristas que continúan en carrera a las PASO.