El Gobierno bonaerense aprobó este jueves el programa "Mi identidad, mi derecho", que busca garantizar el acceso a ese derecho para los ciudadanos de la provincia de Buenos Aires, mediante la Resolución 153 del Ministerio de Gobierno publicada en el Boletín Oficial del distrito.

El programa propicia garantizar en la instancia administrativa "el acceso real al derecho a la identidad a todos y todas los/as habitantes de la provincia de Buenos Aires".

Para ello, asume el compromiso "de detectar, asistir y acompañar a las personas no inscriptas y garantizar la registración del hecho del nacimiento en la instancia administrativa de acuerdo con las nuevas regulaciones legales en la materia, de modo tal que puedan superar todos los obstáculos que en la actualidad le impiden y/o dificulten acceder al derecho humano a la identidad".

En esa línea, el Registro Provincial de las Personas implementará tareas de difusión y capacitación del derecho a la identidad, suscribirá convenios con diversos organismos y organizaciones comunitarias para la individualización de los no inscriptos, admitirá casos e iniciará los trámites administrativos para la concreción de la inscripción, registración e identificación de los habitantes.

Además, celebrará acuerdos de cooperación con diversos organismos estatales dependientes del Poder Ejecutivo en sus tres estamentos (Nación, Provincia y Municipal), organismos constitucionales de Nación y Provincia, Poder Judicial y Ministerio Público Fiscal, Asesorías, Curadurías y Defensorías.

"Los acuerdos que se celebren deberán hacer especial hincapié en la comprensión de las particularidades de los casos de grupos sociales históricamente discriminados y vulnerados", se señaló en la resolución.

La provincia de Buenos Aires llevará adelante campañas de educación y difusión del derecho a la identidad, poniendo en conocimiento de la población la importancia del derecho humano fundamental de conocer su identidad y la necesidad de protegerlo de posibles vulneraciones.

"La identidad se integra con la asignación de un nombre, la pertenecía a un grupo familiar, a un grupo social, la cultura, el idioma, las costumbres, su asiento territorial, su historia individual y colectiva, su autopercepción, proyecto de vida, entre otros aspectos", se precisó en los fundamentos de la medida.

Se añadió que "el derecho a la identidad, en su carácter de derecho humano fundamental, se erige como base para el goce y ejercicio efectivo de la totalidad de derechos que comprenden a la persona humana".

También, se apuntó que "el derecho a un nombre, una nacionalidad, una identidad y una existencia legal es determinante para el desarrollo individual y la integración social".

"Para ello la registración de la población debe ser universal, accesible y oportuna. Para alcanzar esta universalidad es imprescindible eliminar todo obstáculo que impida sistemáticamente el acceso al derecho a la identidad reconocido en todo el plexo legal vigente en sus diferentes niveles", se planteó en la medida.