La ex presidenta conmemoró el Día del Jubilado en Lomas de Zamora, desde donde llamó a no dejarse quitar el trabajo, las jubilaciones, los remedios ni las ilusiones. También advirtió sobre “el endeudamiento espantoso y brutal” que hipoteca a varias generaciones de argentinos. “Este 22 de octubre hay que votar por el hoy y el ahora, por lo que está pasando”, subrayó.

Rodeada de jubilados y jubiladas en su día, Cristina Fernández de Kirchner habló hoy desde el Microestadio del Parque de Lomas de Zamora junto al intendente Martín Insaurralde de cara a las elecciones legislativas.

“Quiero que quienes gobiernen este país no me hablen del futuro, sino que se ocupen del presente”, dijo la candidata a senadora nacional por Unidad Ciudadana y reclamó respuestas urgentes para los trabajadores despedidos, como los 112 de la planta de Adidas en Esteban Echeverría, así como recursos para los intendentes del Conurbano que “están bancando a la gente todos los días”.

“Nuestro pueblo no puede vivir con la promesa de que el futuro va a llegar. Si no tenés laburo, si no tenés más remedios, si el pibe en la primaria ya no tiene la netbook ni los libros, ¿de qué futuro nos están hablando? Nosotros no prometíamos futuro, construíamos presente”, señaló Cristina.

La ex mandataria también criticó que el presidente Mauricio Macri exhiba como un logro la apertura de un comedor o de un merendero, cuando el logro debería ser que los padres tengan trabajo y que todos puedan comer en sus casas.

Además, advirtió sobre cómo el Gobierno nacional está “hipotecando” a las futuras generaciones con “un endeudamiento espantoso y brutal”.

En este marco, recordó que en la década del ’90 “primero manotearon la guita de los jubilados y después vino la explosión de la economía”, y agregó: “Yo no quiero que mis nietos y los de ustedes se tengan que ir del país como en el 2001 porque la Argentina se había convertido en un país inviable”.

“Este 22 de octubre hay que votar por el hoy y el ahora, por lo que está pasando. Vamos a votar por los derechos que tenemos. No dejemos que nos quiten trabajo, ni las jubilaciones, ni los remedios, ni los sueños, ni las ilusiones. Sin ilusiones y sin sueños no vale la pena vivir. Un país necesita que sus hombres y mujeres vivan con la esperanza de que el día de mañana sea mejor que ayer”, remató Cristina.