Diferentes agrupaciones políticas y sociales cortaron el puente que une a Provincia con Capital, en protesta por la detención de la líder de la Tupac Amaru de la que se cumplen 365 días. En Jujuy se realizó una olla popular, mientas que en el resto del país se realizaron diversas actividades.

Al cumplirse un año de la ilegal detención de la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, organizaciones sociales y políticas exigieron hoy la inmediata libertad de la luchadora jujeña y el cese de la persecución política a la militancia.

En Buenos Aires, la primera actividad que se registró fue una conferencia de prensa que se realizó en el local de la Tupac Amaru de Capital Federal, en tanto frente al Penal de Mujeres número 3, ubicado en el barrio jujeño de Alto Comedero, donde se encuentra alojada Sala, se realizó una olla popular.

Los que realizaron el encuentro con los medios de comunicación fueron Eugenio Raúl Zaffaroni, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Horacio Verbitsky, presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); Hugo Yasky, titular de la CTA de los Trabajadores; y Roberto Baradel, titular del Suteba, entre otros.

"Los procesos contra Sala ocurrieron en un contexto de vulneración de la independencia judicial debido a que varios funcionarios judiciales y contravencionales que intervinieron en las causas en las que Sala está involucrada fueron designados por el gobernador (Gerardo) Morales", indicaron.

La organización de derechos humanos Amnistía Internacional reiteró hoy que la detención de la líder de la organización Tupac Amaru y diputada del Parlasur es "arbitraria" porque está encarcelada "preventivamente" por una protesta social y"esto viola garantías del debido proceso y su presunción de inocencia".

Sala fue detenida el 16 de enero de 2016 en su casa de la capital jujeña tras un allanamiento a la vivienda, imputada por "instigación al delito y tumultos", luego de haber encabezado un acampe frente a la Casa de Gobierno de Jujuy a principios de diciembre de 2015, en rechazo al reordenamiento de la distribución de subsidios a cooperativas que planteó el nuevo gobierno del radical Gerardo Morales.

Luego, la Justicia mantuvo la prisión preventiva por los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito y defraudación al Estado, por el presunto desvío de fondos nacionales destinados a la construcción de viviendas.

Por su parte, organismos internacionales, incluida la Organización de Estados Americanos (OEA), reclamaron la liberación inmediata de Sala, al considerarla una "presa política". Pero el gobierno de Mauricio Macri y el de Morales niegan esta situación y afirman que se trata de una decisión judicial en la que no tienen ingerencia.

En ese sentido, la canciller Susana Malcorra llamó al secretario general de la OEA, Luis Almagro, para expresarle su "malestar" personal por la publicación en Twitter de la carta que le mandó a Sala.

En la misiva, Almagro le expresó a Sala que compartía la "preocupación" por su situación y pidió su "inmediata liberación", además de explicar que fundamentó la nota en las impresiones que le transmitieron los organismos de derechos humanos.

En ese marco, Malcorra afirmó que el gobierno nacional "es interlocutor" de la Organización de Naciones Unidas (ONU) por el planteo realizado a raíz de la detención de la dirigente social Milagro Sala, pero advirtió que "el tema está en la justicia de Jujuy".