Los ingresos propios de la provincia de Buenos Aires totalizaron en julio $37.355 millones, monto que representa un crecimiento nominal del 24,9% respecto del mismo mes de 2019, pero refleja una nueva caída en términos reales, dado que el aumento de precios estuvo en el orden del 41%, según la Agencia de Recaudación bonaerense (ARBA).

En un comunicado, el organismo precisó que el impuesto de mayor recaudación, Ingresos Brutos, totalizó $28.423 millones, con un incremento del 34,6% respecto de julio del año pasado.

La merma en valores reales registrada por este tributo fue del 4,7%, lo que evidencia una mejora en relación con los meses anteriores, producto de un mayor nivel de actividad económica.

El titular del organismo, Cristian Girard, precisó que, dado que Ingresos Brutos es un impuesto atado a las ventas, “en la medida que vuelven a realizarse transacciones económicas la recaudación comienza a mostrar señales de recuperación”.

Destacó que el esquema de fases implementado por el gobernador Axel Kicillof “posibilitó que la actividad económica y productiva fuese teniendo niveles casi normales en buena parte de la Provincia, más allá de lo que sucedía en el Gran Buenos Aires.

FacebookTwitterEmailWhatsAppFacebook MessengerTelegramCompartir