Tras la explosión de la Escuela N 49 de Moreno ocurrida el viernes pasado, donde fallecieron vicedirectora, Sandra Calamano, y del auxiliar Rubén Rodríguez de esa institución educativa, la mandataria de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ordenó revisar los colegios de ese distrtio del Oeste del Conurbano bonaerense.

La orden emitida por la mandataria provincial se realiza luego de la tragedia y tras varios días de silencio a los reclamos de los directivos del colegio ante las pérdidas de gas.

Después de las muertes, la gobernadora bonaerense ordenó que los colegios sean revisados. Mientras tanto, toda la comunidad educativa se alzó para reclamar por mejores condiciones edilicias.

Todavía no se escuchó ninguna autocritica a la máxima responsable de la situación en toda la provincia y que decidió llamarse a silencio y plantar la duda de un reclamo político. Pese a todo, Vidal se acordó de la situación de los colegios demasiado tarde.