La decisión deberá pasar primero por una audiencia pública prevista para el 15 de marzo.  La empresa también pretende quitar desde julio los subsidios zonales que benefician a más de un millón de usuarios del Conurbano con una reducción del 25 por ciento en la factura.

Tras el tarifazo de la luz y el transporte, y mientras se discute esta semana un aumento del gas de entre 33 y 45 por ciento, Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) anunció un incremento tarifario del 26 por ciento anual a partir del 1 de mayo.

Según la empresa estatal, con esta suba, la tarifa promedio de un usuario residencial por los servicios de agua y saneamiento será de 416 pesos mensuales, mientras que la mínima llegará a los 260 pesos mensuales.

El nuevo cuadro tarifario deberá pasar primero por la audiencia pública convocada para el 15 de marzo, donde además se propondrá la quita de subsidios zonales, reduciendo de a 6,25 por ciento a lo largo de cuatro bimestres consecutivos a partir del 1 de julio. Estos subsidios, que beneficia a 1,1 millón de usuarios del Conurbano, representan un 25 por ciento de la tarifa.

AySA presta el servicio de agua potable y cloacas a 3,5 millones de usuarios de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.