Mientras avanza una investigación, a cargo del fiscal de Azul Marcelo Sobrino, para determinar si el desvío en la cadena de frío que causó la pérdida de 400 dosis de la vacuna Sputnik V, en Olvarría, se trató de “una falla eléctrica en el freezer” o fue “un atentado”, parte de la oposición salió con un discurso con el objetivo de sacar una ventaja política sobre el lamentable hecho.

El fiscal de Azul, Marcelo Sobrino, investiga si el desvío en la cadena de frío que causó la pérdida de 400 de dosis de la vacuna Sputnik V en Olavarría se debió a "una falla eléctrica en el freezer" en donde estaban ubicadas o si se trató "de un atentado".

Para el senador radical, Alejandro Cellillo, la responsabilidad de la perdida de las vacunas, antes de que la justicia determine cuáles fueron sus motivos, se debe a la organización “La Cámpora y su costumbre de privilegiar la ideología sobre el conocimiento”.

“El gobierno decidió que la distribución de vacunas se lleve a cabo en dependencias provinciales y nacionales, en detrimento de centros de salud municipales, con personal improvisado" sostuvo el senador opositor, omitiendo que el operativo de distribución no tuvo inconvenientes en ningún otro distrito de la Provincia.

Además, el legislador del radicalismo expresó que: “estamos ante la presencia de la politización de la vacuna. La Cámpora suele inclinarse por sus pares ideológicos en lugar de gente preparada y especializada" sin mencionar los funcionarios que están a cargo del plan de vacunación.

De hecho, la denuncia fue radicada por la directora del Hospital Oncológico en la Fiscalía N° 10 de Olavarría, una de las responsables de la recepción de las aplicaciones. A pesar de la investigación en curso, el discurso de la oposición primero se centró en criticar la efectividad de la vacuna y, ahora, en apuntar a una organización política sin fundamento ni argumentos que respalden la fuerte acusación.