Por decisión de la Gobernadora María Eugenia Vidal, hace 60 días que la Provincia no tiene autoridades en Adicciones y abandona a la suerte de los municipios los centros de atención.

Destruyendo un largo camino de políticas que buscaron sanar y tratar adictos en la provincia de Buenos Aires, hoy María Eugenia Vidal abandona la Subsecretaría de Determinantes Sociales de la Salud y la Enfermedad Física, Mental y de las Adicciones, que lleva más de 60 días sin autoridades, y no existen si quiera sospechas de si nombraran nuevas autoridades en el cargo.

En marzo, Patricia Segovia, que llegó a la Subsecretaria de Determinantes Sociales de la Salud Física y Mental y de las Adicciones a partir de un acuerdo político con el ex Intendente Massista, Darío Giustozzi, presentó la renuncia. A Segovia la sucedió el radical Raúl Pitarque, que se fue cuando la ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz, dio un portazo tras la salida del director del SAME, Gabriel Sánchez Zinny, en julio pasado. Desde entonces, Andrés Scarsi, el ministro que reemplazó a Ortiz, no solo que no nombró a nadie frente a la Subsecretaria que trata adicciones, si no que se sospecha que buscará un fuerte ajuste.

El sitio InfoCielo, agrega que las consecuencias de los dos meses sin jefatura dentro de la repartición son notables: no hay firma para los expedientes que ordenan internación de adictos, y tampoco pases de planta ni resoluciones administrativas. En el largo plazo, patentiza algo más grave aún: la falta de una mirada estratégica en un tema delicado y fundamental en una provincia como Buenos Aires. Además, la falta de planificación y respuestas empujó a la Junta Interna de Adicciones en un estado de alerta por el despido de trabajadores, la profundización de la precarización mediante becas, contratos y abuso de la planta transitoria.

Por otra parte, la Gobernadora dejo a la suerte de los Municipios los Centros Provinciales de Adicciones (CPA) que nacieron durante el gobierno de Felipe Solá, cuya función es clave a la hora de hacer frente a las erogaciones de funcionamiento.