El senador provincial, Darío Díaz Pérez, presentó un proyecto en la Cámara alta para manifestar la preocupación ante el faltante de vacunas antigripales en los establecimientos sanitarios de la provincia de Buenos Aires.

“Esta situación sumamente grave perjudica a millones de bonaerenses que, de no aplicarse esta vacuna en tiempo, pueden padecer formas graves de infección, agravárseles una enfermedad preexistente, inclusive hasta la muerte" aseguró el legislador.  

La vacuna protege contra la influenza estacional y la influenza A y forman parte del Calendario Nacional de Vacunación, siendo por lo tanto gratuita y obligatoria. El gobierno nacional es el encargado de la distribución en las provincias, que a su vez entregan las dosis necesarias a los municipios.

En el caso de la provincia de Buenos Aires, los centros de salud de los distintos municipios vienen denunciando el faltante de dosis para la población que debe ser inmunizada: mayores de 65 años, de 6 meses a 2 años, embarazadas, y pacientes con distintas patologías.

“La recomendación de la OMS es que la vacuna comience a aplicarse transcurridos los primeros 20 días de marzo, para optimizar la campaña en la población de riesgo” sostuvo el senador y denunció que “según los datos del Ministerio de Salud, Nación enviará las dosis de vacunas recién para la segunda quincena de abril, situación de suma gravedad”.