Raúl Alfonsín insiste en mostrar predispocisón de los boina blanca a participar de las decisiones de Cambiemos. Sin embargo Macri parece no escucharlo. El titular del Comité Provincial reclamó "un espacio de mayor discusión, no de anoticiamiento, sino de discusión para poder opinar antes de que se tomen las decisiones".

"Pero -dijo- yo de esto no lo responsabilizo al PRO; no le podemos pedir al PRO que haga lo que no hacemos nosotros. Estoy seguro que si ese espacio hubiera existido, muchas de las medidas tomadas por el gobierno nacional se hubieran tomado de otra manera".

En ese sentido, y consultado por el aumento de las tarifas de los servicios públicos y el efecto en el bolsillo de los trabajadores y sectores vulnerables, Alfonsín dijo que ve "esta situación con preocupación".

"Esto no lo digo hoy, esto lo manifesté el mismo día que se hicieron los anuncios" del Gobierno, agregó.

"Dije, entre otras cosas -añadió Alfonsín- que con la misma sinceridad que le dijimos a la gente que no se podían resolver los problemas de la noche a la mañana, ahora lo mismo le tenemos que decir al Estado y a las empresa del Estado. El esfuerzo debe ser equitativo. Y que no solamente el costo de las medidas lo paguen los que menos tienen".

Respecto del lugar de la UCR en Cambiemos, el legislador sostuvo que "en una coalición se deben escuchar a todos los dirigentes de todas las fuerzas políticas", quienes "deben formar parte de la toma de las decisiones por el bien de Cambiemos".

"Todos tenemos que cuidar a la coalición Cambiemos. Y la mejor manera de hacerlo es en el diálogo, con mucho de nosotros influyendo en las decisiones" del Gobierno, añadió y afirmó que "la UCR va a ser custodio de que el Gobierno no se vaya a la derecha".

"Dentro de Cambiemos hay personas con visiones muy heterodoxas; pero le digo que nosotros, la UCR, no vamos a apoyar ir hacia la derecha, de ninguna manera", subrayó.

Finalmente, el hijo del ex presidente Raúl Alfonsín descargó su enojo y fastidio por la presencia del ex coronel carapintada Aldo Rico, junto a otros militares acusados por delitos de lesa humanidad, en el desfile de ayer en la conmemoración central de los 200 años de la Independencia.

"A mí me parecía difícil de entender, de explicar, que se reunieran en un mismo acto posiciones tan simbólicas, tan fuertes, en la conmemoración del 9 de Julio de todos los argentinos con el 'Operativo Independencia', cuyos miembros están siendo juzgados por delitos de lesa humanidad y el movimiento carapintada", señaló.

"Creo que hubo alguno tratando de lograr cobertura, de disimularse detrás de los ex combatientes, cuando en realidad deberían haberse abstenido de participar de la fiesta", concluyó.