El gobierno bonaerense de Cambiemos confía en sumar los votos del Frente Renovador para aprobar en tratamiento exprés el presupuesto enviado a la Legislatura provincial. Esa norma incluye un endeudamiento de 80 mil millones de pesos (4400 millones de dólares) y déficit por tercer período consecutivo. El peronismo kirchnerista se opondrá.

Esta semana ya comenzó la negociación fina entre enviados del Ejecutivo conducido por María Eugenia Vidal y los referentes de los bloques menos opositores, en especial, el Frente Renovador. Con ese apoyo, Cambiemos podría imponer su presupuesto, aunque habrá que ver cuánto cambia producto de los intercambios entre las partes.

Desde el peronismo kirchnerista cuestionaron el alto nivel de endeudamiento y también que el Gobierno pretende avanzar sobre las autonomías municipales al sacar un fondo de casi 9000 millones de pesos para infraestructura. De este modo, argumentan desde el Frente para la Victoria, Vidal pretende centralizar los recursos para manejar arbitrariamente la distribución de obras. Desde 2016, Cambiemos discrimina a los distritos que están en mano de intendentes peronistas.

El proyecto de presupuesto enviado por Vidal sigue los lineamientos del macrismo a nivel nacional en torno al endeudamiento en moneda extranjera. De hecho, provincia de Buenos Aires tomó más empréstitos en los últimos dos años que países como Qatar u Omán. "La sultana bonaerense", ironizó en campaña Cristina Fernández de Kirchner en relación a la mandataria provincial.