"Le escribieron a mi hija a una casilla que ella tiene con un nombre de fantasía y le dijeron: Decile a Baradel que firme la paritaria antes que empiecen las clases porque sino vas a ser boleta vos y tus hermanos ", aseguró el dirigente del principal gremio docente bonaerense.

Durante una conferencia de prensa, Baradel hizo responsable de su seguridad al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal y advirtió: "esto pasó la raya de cualquier negociación".

Baradel afirmó que su hija no tiene presencia en las redes  sociales y que el correo electrónico al que, según denunció, le enviaron la amenaza no contiene su nombre.

Mientras tanto los docentes le reclamaron hoy al Gobierno que "reactive la paritaria" y advirtieron que el inicio de clases, previsto para la semana próxima en varios distritos del país, está en riesgo.

El planteo llegó luego de que el propio Gobierno postergara la  firma del acta que ya estaba acordada con los cinco gremios docentes con representación nacional (Ctera, UDA, CEA, Sadop y AMET).

"Hacemos una exhortación muy fuerte a la Nación y a las provincias para que reactiven las paritarias a lo largo del país", subrayó el secretario general de SUTEBA, Rodolfo Baradel.

A su vez, la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, advirtió en declaraciones radiales: "no hay antecedentes de esto. El Gobierno no avala su propia propuesta".

La semana pasada, en forma sorpresiva, el Gobierno volvió sobre sus pasos con el acuerdo que iba a firmar con gremios docentes, tras advertir que el piso del 40,2% en el salario inicial a nivel nacional complicaba a varias provincias, sobre todo a la de Buenos Aires, y podría generar que el resto de las actividades buscaran imitar un incremento similar.

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, intentó explicar que el aumento del 40% no será para la mayoría de los docentes, sino sólo para el sueldo inicial de los maestros, el cual que se encontraba muy atrasado (6.060 pesos) y que es percibido por "sólo 5 de cada 200 docentes".

A pesar de estas explicaciones, el 40% quedó instalado y generó alarma en los gobernadores de las distintas provincias que venían haciendo ofrecimientos bastante por debajo de esa cifra y que ahora creen que no podrán afrontar pedidos de aumentos similares.

En este marco, el secretario general de UDA, Sergio Romero, afirmó: "si no somos convocados en las próximas horas vamos a tomar medidas de acción directa".

"No tenemos reunión pactada, esperamos ser convocados. Es un escenario difícil, inédito. Es la primera vez que pasa que un Gobierno haga una propuesta concreta y luego la retira", sostuvo Romero.

Además, acusó al Poder Ejecutivo de "romper la buena voluntad"  y destacó que los maestros "queremos estar en las aulas, pero el Estado debe cumplir con lo que dijo".

"Responsabilizamos al Gobierno si no inician las clases",  añadió.

Por su parte, la secretaria general de CTERA, Sonia Alesso, dijo en conferencia de prensa que los gremios consideran que el Gobierno quiere "poner techo a las negociaciones salariales provinciales".

"Por primera vez el empleador (el Estado nacional) ofrece una propuesta a consideración de los sindicatos y luego se niega a firmarla", enfatizó.

Y añadió: "no hay antecedentes de esto. El Gobierno no avala su propia propuesta".