La inauguración de una cancha de hockey de agua fue la excusa perfecta para que Aníbal Fernández aprovechara a sacarse una foto con el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, a días de lanzarse a gobernador.

Insaurralde que vive momentos sinuosos en su relación con la Casa Rosada luego de sus coqueteos con Sergio Massa y su posterior cierre con Daniel Scioli, accedió y trató de encontrar un nexo con el gobierno nacional.

Sin embargo, el intendente de Lomas sigue siendo uno de los dirigentes peronistas que mejor mide en la provincia de Buenos Aires.

Aníbal concurrió a la inauguración de la cancha de hockey de agua del Lomas Athletic Club en su condición de presidente de la Confederación Argentina de Hockey; uno de los tantos cargos que acumula.

En la inauguración, Insaurralde destacó que “se trata de la primera cancha de este tipo en la región, lo que posiciona al Lomas Athletic como uno de los clubes más importantes y competitivos de la Provincia” y Aníbal destacó su “alegría personal”, ya que su hija -dijo-practicó hockey en ese club.