Desde ayer a la tarde hasta la madrugada de hoy, miles de hogares de localidades del norte y sur del Conurbano bonaerenses sufrieron nuevamente cortes de luz. Según la información oficial, en Florencio Varela, Lomas de Zamora, General Rodríguez y La Matanza los usuarios de Edenor y Edesur continúan sin servicio eléctrico.

 

 

Este nuevo corte masivo de luz se da luego del veto presidencial a la ley sancionada por el Congreso Nacional para poner un límite a los aumentos en las tarifas de los servicios públicos. “No hay otra alternativa. Las tarifas baratas son inviables” argumentó el presidente Mauricio Macri.

Su veto express ratificó el compromiso del gobierno para cuidar las enormes ganancias de las empresas distribuidoras. En la nota de Martín Granovsky publicada ayer en Página 12, los datos de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica revelan que los “dueños del servicio público de electricidad obtuvieron utilidades en 2017, primer año pleno del tarifazo, por 11.303 millones de pesos”.

Los miles de millones de pesos de ganancias se distribuyen en un puñado de empresarios cercanos al gobierno. El “hermano del alma” del presidente, Nicolás Caputo, Marcelo Mindlin y Rogelo Pagano concentran el 51 por ciento de los usuarios del servicio público de electricidad a nivel nacional.

Desglosando la conformación monopólica, Caputo es accionista minoritario de Edesur, Mindlin controla Pampa Energía y es parte del directorio de Edenor. Mientras que Pagano controla las cuatro distribuidoras en la provincia de Buenos Aires, Eden, Edes, Edea y Edelap.  

 

 

Los tres empresarios beneficiados por el veto del presidente dominan la distribución y comercialización de unos 7 millones de usuarios, en su mayoría repartidos en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

A pesar de las exorbitantes ganancias, los empresarios amigos de Cambiemos no han presentado un plan de inversiones para mejorar el servicio que prefieren girar las utilidades al exterior o volcarlas al negocio financiero de las Lebac.

En el medio, están los usuarios que deben destinar gran parte de sus sueldos al pago de los tarifazos y se ven afectados por este tipo de cortes generalizados que los dejan varios días sin servicio.