Mientras se conoció que las pérdidas económicas por el corte de luz, que afecta a más de 15 mil personas, llegan casi a mil millones de pesos, según estimaciones de la Defensoría del Pueblo, vecinos de distintos barrios de la zona norte de La Plata salieron a las calles para expresar su bronca por el apagón masivo.

El enojo de los vecinos platenses se dirigió hacia el servicio de la empresa distribuidora Edelap, a cargo del empresario cercano a Cambiemos Rogelio Pagano, y también hacia el silencio de la gobernadora María Eugenia Vidal y el intendente del mismo color político Julio Garro.

Debido a los tarifazos autorizados por María Eugenia Vidal, las boletas aumentaron más de un mil por ciento, con ganancias millonarias para el empresario cercano a gobierno: en 2018 facturó más de 700 millones de pesos.

Las extraordinarias utilidades no se vieron traducidas en mejoras del servicio ni tampoco hubo un plan de obras de inversiones en la región. De hecho, la causa del corte de luz radica en la no reparación de un tramo de cableado de alta tensión que provocó el apagón.

Ante esta situación, la indignación de vecinos se hizo sentir en las redes sociales, donde se convocó para una protesta en Arana y Centenario y también en el camino General Belgrano con fuertes críticas al intendente Julio Garro que no implementó un “plan de contingencia” ante la dramática situación.