Otros tiempos. Mientras el juez Claudio Bonadio ya ordenó detenciones, con pocas pruebas, en la llamada causa de "los cuadernos Gloria", otra situación se vive en La Plata. La Justicia no parece muy interesada en investigar a Cambiemos, a pesar de las evidencias que se acumulan. 

Como sea, la denuncia que legisladores de Unidad Ciudadana presentaron en julio contra María Eugenia Vidal muestra sus primeros pasos. 

El titular del Juzgado Federal 3 de La Plata, Ernesto Kreplak, que tiene a su cargo la investigación, instruyó medidas de prueba y avanza en la recolección de testimonios, en los que queda comprometida la figura de María Fernanda Inza, ex secretaria de Legal y Técnica bonaerense y tesorera del PRO. Inza era, nada menos, que la mano derecha de Vidal. Fue tesorera de la campaña del PRO y Vidal la premió con puestos clave en el gobierno provincial.  

La presentación de Teresa García ingresó al despacho del Federal 3 el 4 de julio de este año. La senadora K le atribuyó a Vidal la comisión de tres delitos, de extrema gravedad:usurpación de identidad, falsificación de documentos, lavado de activos y violación de secretos y privacidad. Se investiga lo ocurrido en la campaña bonaerense de 2017, aunque también hay sospechas sobre lo que pasó en 2016. 

¿Cuál fue el rol de Vidal? Esa pregunta deberá realizarla la Justicia. Vidal era la presidenta del PRO bonaerense en 2017, cuando ocurrió la campaña electoral cuestionada. Además, Inza fue una persona de su extrema confianza. ¿Podía no saber lo que pasaba en su círculo más íntimo?