Falta poco menos de 10 días para que se desarrolle la Convención Nacional de la UCR en Gualeguaychú donde podría definirse la interna partidaria y los principales referentes ya están calentando motores. En ese contexto, el senador nacional radical Gerardo Morales acusó al intendente de San Isidro y precandidato a gobernador bonaerense Gustavo Posse de contratar patovicas para provocar “hechos de violencia” durante el próximo encuentro del radicalismo y le exigió al órgano partidario que resuelva la estrategia de alianzas para las internas de agosto próximo dado que “el PRO nos está comiendo a pedazos”, aseguró.

“Posse va a movilizar 13 colectivos en los que va llevar a los mismos grupos de patovicas que generaron hechos de violencia en la última Convención”, denunció Morales  recordando que en la última reunión de hace dos años del máximo órgano partidario en el Comité de la UCR capitalino, irrumpió una patota que según las denuncias respondía a Posse y generó graves incidentes.

Como consecuencia, el precandidato a gobernador por Jujuy le reclamó a su correligionario Ernesto Sanz, titular de la UCR, que tome cartas en el asunto para garantizar la seguridad del cónclave: “Vamos a exigirle al Comité Nacional que dé las garantías de una Convención tranquila, en la que los radicales podamos debatir sin agresiones y se desarrolle sin sobresaltos”, solicitó.

Entre Tanto, el senador nacional insistió con su postura a favor de que la Convención Nacional de la UCR avale la creación de un “acuerdo amplio” para las PASO de agosto, que alcance al PRO de Mauricio Macri, al Frente Renovador (FR) de Sergio Massa y a sus aliados del Frente Amplio Unen (FAU).

También, Morales exigió que la Convención radical decida un “único candidato presidencial” para disputar las primarias, idea comulgada por el mendocino Julio Cobos, pero rechazada por su rival interno y senador nacional, Sanz.

“La definición entre Cobos y Sanz no puede pasar del 14 de marzo porque perdimos mucho tiempo y hemos debilitado al partido y posibilitado al PRO que trabaje sobre nuestros dirigentes (en pos de acuerdos electorales) muchas veces dispensándoles un trato indigno”, opinó el jefe del bloque de la UCR en Senado de la Nación, quien cerró un pacto con Sergio Massa en Jujuy y agregó: “El PRO nos está comiendo a pedazos”.

En ese contexto, propuso que el cónclave radical “debería prohibir a cualquier dirigente radical integrar fórmula con Macri y Massa”. Esto en momentos en que persisten las especulaciones sobre una fórmula presidencial compuesta por el jefe de Gobierno porteño y Sanz.