La grieta en Cambiemos por los aportantes truchos para las campañas electorales de 2015 y 2017 se profundiza en el oficialismo. Tras varias declaraciones cruzadas entre el jefe comunal de Gral Pueyrredón, Carlos Arroyo; el diputado nacional y aspirante a sucesor en dicha intendencia, Guillermo Montenegro y la mandataria provincial, María Eugenia Vidal, se trasladan responsabilidades, acusan, desmienten y se pasan la pelota.

El escándalo por los aportantes truchos de Cambiemos en las campañas electorales de Cambiemos de 2015 y 2017 comienza a disparar fuertes tensiones internas en las estructuras distritales del frente de Gobierno en la provincia de Buenos Aires.

Por ello, la ciudad de Mar del Plata fue el ring elegido entre los tres altos funcionarios, luego que el Intendente de “la feliz” afirmara que, a pesar de aparecer en el listado de aportantes, “yo no aporté un centavo a nadie. Nosotros no hicimos ningún aporte en suma de dinero” para la campaña de las elecciones de 2015, de la cual resultó ganador. Palabras que fueron tomadas en serio por su principal competidor interno y aspirante a sucederlo en esa Intendencia, el diputado nacional Montenegro, quien rápidamente respondió: “Es muy difícil de creer que no aporte alguien que encabezó una campaña”.

 “Si sos candidato lo lógico es que aportes. Que a mí no me digan que un candidato a intendente no aportó nada”, amplió en declaraciones televisivas, el preferido de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires para ese distrito.

En ese sentido, el ex ministro de Seguridad porteño arremetió: “Esa una cuestión política a resolver”, deslizó para dejar por sentada la fuerte interna que se posa sobre la arena de Cambiemos en Mar del Plata. Dicho esto, apuntó: “Es raro que si sos candidato, estás en los carteles y pusiste plata 20 años, justo esta vez no hayas puesto”

En forma de respaldo a Montenegro y de ataque hacía Arroyo, la mandataria provincial, aprovechó una entrevista televisiva para subirse al ring y tirar: "Es difícil pensar que alguien puede ser candidato a intendente y no poner un peso en su campaña".

Ni sonso ni perezoso, el Intendente en cuestión subió la paarada y en un acto que compartió con la Gobernadora en Mar del Plata, donde volvió a negar haber hecho aportes. "Una cosa es trabajar en la campaña. Si toca pagar un almuerzo o un café los paga, si tiene que hacer afiches busca un comerciante amigo que lo quiera ayudar, eso lo hemos hecho siempre pero si aporte es entregar una suma de dinero jamás entregué ni un centavo, diga lo que diga la gobernadora", afirmó.

La relación entre Arroyo y Vidal tuvo momentos críticos y otros momentos de acercamiento. La Gobernadora sorprendió cuando avaló a Montenegro para que se empiece a instalar como candidato de Cambiemos y eso irritó no solo a Arroyo, sino también a todos los sectores de la coalición de gobierno.