Desde el gremio ATE de la provincia Buenos Aires responsabilizaron a la gestión del ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, por la muerte de un trabajador en las obras del aeropuerto internacional de Ezeiza. ¿Por qué?

"La paralización de la actividad de la Dirección Provincial de Inspección (DPI), dependiente de la subsecretaría de Trabajo, expone a los trabajadores del sector público y privado a graves riesgos que incluyen la pérdida de la vida", argumentaron. 

Y siguieron en un comunicado: "Villegas suspendió en octubre del año pasado los operativos de inspección en el sector de la construcción, dispositivos que permitían el relevamiento de las condiciones laborales y de seguridad e higiene en las obras más grandes del territorio, con una asignación de recursos e inspectores acorde a las tareas".

Además, recordaron que en junio de este año, el Coordinador Regional Roberto Sánchez encomendó a un solo inspector la verificación de una denuncia sobre el predio de 48 mil metros cuadrados, con 700 trabajadores y más de 60 empresas contratistas que operaba en Ezeiza al momento de la tragedia. La tarea hubiera requerido la presencia de al menos 5 inspectores y un cronograma de visitas que "les permitieran dar cuenta del universo referido".

Por último, describió: "El ministro Villegas es el responsable de la inexistencia de políticas públicas para el control de las relaciones laborales, con eje en la prevención de los accidentes y enfermedades profesionales, y del trabajo no registrado. Sobre el fin de su mandato deja una Dirección Provincial de Inspección acéfala, dependiente de las partidas presupuestarias y los requerimientos de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT) y paralizada por la falta de planificación".