El gobierno de María Eugenia Vidal afrontó hoy un nuevo día de reclamos de los trabajadores del sector público.

Oscar de Isasi, titular de ATE, confimó que la medida de fuerza alcanzó una adhesión del 90% de los trabajadores de cara a un paro nacional que se prevé para el 11 de agosto próximo.

En relación a la gobernadora María Eugenia Vidal, el gremialista sostuvo que “esperamos que la gobernadora María Eugenia Vidal tome este dato político y cambie el rumbo de las relaciones laborales y salariales con los estatales, sino será ella la principal militante del conflicto".

“Queremos la unidad por salarios dignos, derogación de leyes y decretos de ajuste, pases a planta permanente y designación de personal”, detalló.

Por su parte, el gremio docente FEB, se movilizó hasta la casa de gobierno de la provincia en la Ciudad de Buenos Aires y advirtieron que "si el próximo 9 de agosto no hay una propuesta concreta y significativa de recomposición salarial por parte del Gobierno provincial, el 11 no habrá un solo docente en el aula”.

“Quremos que el gobierno indique que hay decisión política para mejorar los salarios de los docentes, mayor presupuesto para infraestructura, cobertura de cargos, regularización y agilización de los trámites jubilatorios, entre otros”, sostuvo la titular del gremio, Mirta Petrocini".

La relación entre la gobernadora bonaerense y los gremios atraviesa uno de los momentos más tensos, la administración Pro sostuvo que no hay presupuesto para dar respuesta a los reclamos docentes y del sector público en general.