Tras los aumentos del transporte a nivel nacional aplicados en junio, tres distritos del interior de la Provincia avanzaron en la suba de los boletos de colectivos urbanos. Se trata de ciudades gobernadas por intendentes que responden a la gobernadora María Eugenia Vidal.

En el caso de Bahía Blanca, conducida por el macrista Héctor Gay, el aumento ronda el 10%. Acorde a lo informado por el municipio, el boleto pasará de $17,30 a $18,95 y se prevé que comenzará a regir a partir del 1 de julio. Con este nuevo incremento, el distrito del sur bonaerense se ubica como uno de los más caros en el servicio de transporte público.

En Olavarría, donde también gobierna Cambiemos, el intendente Ezequiel Galli salteó el Concejo Deliberante local y aumentó por decreto el boleto en un 31%. De esta forma, el servicio de transporte urbano pasará de $10,97 a $14,37.

Mientras que en Mar del Plata, uno de los centros urbanos con mayor índice de desempleo de la provincia de Buenos Aires, también se espera que en los próximos días el Concejo Deliberante apruebe el aumento del 17%, que ya cuenta con dictamen de la Comisión de Legislación. Allí, el interbloque del oficialismo, integrado por radicales y por concejales que reportan al polémico intendente Carlos Arroyo, logró el aval del aumento a pesar del rechazo de la oposición.