Ante la crisis que atraviesa el sector porcino, producto de la liberación de importaciones y el impacto de la devaluación en el costo de la producción, la Cámara de Diputados bonaerense aprobó un proyecto de ley marco que regula la actividad porcina y busca proteger a los pequeños y medianos productores de la Provincia.

La iniciativa, consensuada luego de algunas diferencias ente el diputado de Unidad Ciudadana, Mariano Pinedo y su par del Frente Renovador, Lisandro Bonelli, establece una serie de restricciones a las importaciones de carnes de cerdo, que en el último tiempo crecieron de forma exponencial, propicia el asociativismo, contempla beneficios reintegrables y subsidios, como también créditos de inversión.

“Estamos debatiendo un tema que muchos consideran poco relevante pero que es determinante a la hora de identificar y potenciar el desarrollo productivo” sostuvo el legislador Mariano Pinedo sobre el creciente consumo de carne de cerdo en la Argentina. Y se refirió a la concentración económica en el sector. “Debemos trabajar mucho para que no sean sólo el dos por ciento de los productores que explican el 50% de la producción porcina”.

A la concentración fronteras adentro, hay que agregarle que desde la asunción de Cambiemos, comenzaron a ingresar al país de manera indiscriminada productos porcinos de países como Brasil, Estados Unidos y Dinamarca que colocó a la producción local en un marco de competencia desleal, quienes también se vieron perjudicados por el aumento de las tarifas y los costos de producción por la suba del dólar, debido al impacto de la quita de retenciones al maíz.

En ese contexto, la Asociación de Productores Porcinos de la Provincia de Buenos Aires advirtió que “más del 20 por ciento de sus asociados había dejado la actividad”. Además, venían reclamando mayores controles en la importación de carne que no cumple con los estándares de salud e higiene, con carne que ingresa congelada y se vende en el mostrador como carne fresca, a pocos días de su fecha de vencimiento.   

Por su parte, el diputado del Frente Renovador, Lisandro Bonelli, sostuvo que “en el país necesitamos menos Gustavo Grobocopatel (conocido como el “Rey de la Soja”) y necesitamos más chacareros porque son los pequeños y medianos productores los que generan riqueza, los que dinamizan la economía y generan empleo”.

Tras agradecer el acompañamiento del oficialismo, Bonelli arremetió contra las políticas del gobierno nacional. “El grave problema que tenemos los argentinos tiene nombre y apellido: se llama Mauricio Macri” apuntó. “Como productor, lo tengo que decir y no me da vergüenza: nos estamos fundiendo y lo que me pasa es algo común en la mayoría de los productores argentinos”.

La iniciativa fue girada al Senado. Si el bloque de Cambiemos la acompaña, tal como sucedió en Diputados, esta medida paliativa ante la crisis se convertiría en ley. La preocupación que se abre es si el Ejecutivo, en el actual contexto de ajuste, efectivamente destinará los recursos económicos necesarios para su implementación.