El PAMI, la obra social de jubilados y pensionados, anunció que mantendrá la cobertura del 100 por ciento sólo en algunos medicamentos, mientras que otros que “no resultarían suficientes para determinar beneficios clínicos” mantendrán la cobertura, pero en un 50 o en un 80 por ciento de su costo en el mercado. La medida, que atenta contra el bolsillo de la clase pasiva, fue presentada, por las autoridades de la obra social, como “un primer paso hacia un PAMI ordenado, transparente e innovador”. A pesar de la mala nueva, afirman que la política futura “significará una mejora concreta en la calidad de vida de 5 millones de argentinos”. La disposición fue cuestionada por los farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires, que el lunes no atenderán recetas del PAMI porque “no es clara” la medida adoptada por la obra social.

En el comunicado, se dijo que la cobertura del ciento por ciento se mantendrá sobre una lista de medicamentos que surgiría del análisis realizado en conjunto con una agencia acreditada en la evaluación de tecnologías sanitarias y en el contexto de un convenio con la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Este lunes, las farmacias bonaerenses no atenderán pacientes del PAMI por la falta de un listado que explique cuáles son los medicamentos gratuitos que dejarán de serlo. “Todo es muy poco claro y las autoridades deberían explicarle a los jubilados cuáles son los remedios que ya no recibirán gratis y por qué; algo que no nos informaron ni a nosotros”, sostuvo María Isabel Reinoso, titular del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires.

Explicó que el PAMI les informó que “algunos medicamentos que antes tenían una cobertura total, en los próximos días pasarán a tener sólo el 50 por ciento y se habla de un listado probable de 160 o 180 medicamentos, pero hasta ahora sin más aclaraciones”. Reinoso sostuvo que la obra social “debe explicar y hacer público cuáles son los remedios que ya no serán gratis para que el afiliado no piense que le queremos cobrar algo que no corresponde”.

La presidenta del Colegio de Farmacéuticos resaltó que “por no contar con el listado de los medicamentos que ya no serán gratis, los farmacéuticos deberán esperar a ingresar los datos en el sistema para ver cuál es el porcentaje de cobertura”. Puntualizó, en ese sentido, que “va a suceder que los jubilados vendrán a las farmacias con una receta autorizada al ciento por ciento y en el momento les vamos a informar qué cobertura tienen, y ahí tal vez sospechen que los farmacéuticos les queremos cobrar por nuestra cuenta”.

Reinoso dijo a Página12 que la medida que se tomará el lunes “obedecen a que el PAMI nos ha informado que hasta diciembre regirá para nosotros el mismo convenio que tenemos desde 2010, cuando la realidad del país era diferente”. Ellos reclaman “un nuevo convenio porque el gran aporte que le hacemos los farmacéuticos al sistema, más el atraso crónico en los pagos nos genera un problema que para muchos ya es insostenible”.

Críticas y pedido de explicaciones desde el FPV y el Frente Renovador

La diputada nacional entrerriana del Frente Para la Victoria (FPV) y Presidenta de la Comisión de Salud, Carolina Gaillard, cuestionó la decisión de Regazzoni, que vinculó la medida con “los tarifazos en los servicios de luz, gas, agua y transporte”.

“Es falso que esta decisión sea para mejorar las prácticas profesionales y los controles para hacer más eficiente y transparente el sistema, tal lo dijo Regazzoni, director del PAMI. “Esta decisión es un ajuste perverso que sobrecarga y empobrece a uno de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, nuestros jubilados y pensionados”, señaló, por lo cual anunció que se citará a Regazzoni a dar explicaciones.

En el mismo sentido se expresó la massista Mirta Tundis, que denunció que se está “jugando con la plata de los jubilados”. “Es un error del gobierno nacional reducir la lista de medicamentos, proponemos aumentarla porque la plata está", agregó.

Por último, la diputada señaló: “El PAMI tiene que hacer un cambio sustancial y esencial, debe ser ordenado transparente e innovador pero esta medida perjudica terriblemente el bolsillo y la salud de los adultos mayores. Para un jubilado que hoy gana $4900, ahorrarse cincuenta, cien, doscientos pesos es mucho. Es un sector muy vulnerable a las medidas que toman siempre los gobiernos de turno y siento que se está jugando con la angustia de los más necesitados”.