La viralización de un video registrado por un vecino de Berisso, donde muestra un patrullero de la Policía Bonaerense al borde del incendio, despertó una ola de críticas en la comunidad local tras la falta de respuesta del Municipio, conducido por el intendente de Cambiemos Jorge Nedela, a una serie de hechos delictivos que generó preocupación en la sociedad.

En el último mes, una ola de intentos de secuestros a mujeres, menores de edad, en distintos puntos de la ciudad y la ausencia de una solución a las reiteradas amenazas de bomba a establecimientos educativos, que generó la pérdida considerable de clases desde comienzo del año, provocó el malestar social en vastos sectores de la sociedad.

En este contexto, el gobierno de María Eugenia Vidal llevó a cabo a comienzos de este mes el “Operativo Saturación”, que consistió en el despliegue de efectivos de la Bonaerense y las fuerzas Federales en distintos barrios de la localidad. En su momento, la gran cantidad de presencia policial focalizada en la franja horaria nocturna de un solo día provocó una sensación de miedo en la sociedad, con prácticas de cacheos callejeros a personas que transitaban por la vía pública.

Analizada en perspectiva, este tipo de metodología que utiliza la gestión de Cambiemos en distintos puntos del Conurbano Bonaerense pone en evidencia que se trata de una medida meramente de “Marketing político”, donde el objetivo es demostrar la presencia de las fuerzas públicas en la calle pero que no resuelven las problemáticas estructurales en materia de seguridad. El saldo de dicho operativo fue la incautación de pequeñas dosis de marihuana encontradas en jóvenes del Distrito.

El ejemplo de la ausencia de una política pública en seguridad, que además se ve agravada por los altos índices de desempleo y el deterioro social por las medidas de ajuste, se refleja en el estado de los patrulleros que circulan por Berisso. El colmo de la situación se expresó en un video que muestra a los vecinos solicitándole a los efectivos que dejen de circular por el riesgo de las llamas que emanaba el móvil.