El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, afirmó que el regreso a la normalidad en el territorio, tras la pandemia de coronavirus, se espera “a mitad de año, por junio, julio, agosto, cuando tengamos vacunada al 60% de la población de la provincia de Buenos Aires”. Allí, aseguró, habrá “una vuelta, no sé si a la normalidad, pero a una vida más razonable que la que tenemos”.

El funcionario, en una entrevista con el portal marplatense 0223, reconoció que el incremento de casos durante la temporada se dio antes de lo previsto, pero aseguró que “no hay un problema de saturación de camas en ningún distrito de la provincia de Buenos Aires”. Además, detalló que las terapias intensivas tienen menos tensión porque antes las “estadías” rondaban los 15 o 20 días y “hoy los pacientes están en promedio solamente en 7 días”.

Bianco contó que “cuando nos reunimos las primeras veces para discutir las cuestiones de la temporada todavía estaba en duda. Nosotros ya en octubre dijimos que íbamos a tener la mejor temporada posible, la ampliamos, la escalonamos: a partir del 1º de noviembre permitimos la llegada de los propietarios no residentes. Después, el 1º de diciembre hicimos la apertura general de la temporada con muchos protocolos para el transporte, restaurantes, bares, playas, piletas, etcétera. Son protocolos que preparamos y en general vemos que se están cumpliendo razonablemente”.

“El problema”, amplió, es que “tuvimos un aumento bastante fuerte de los casos, de hecho en la última semana aumentaron un 50% respecto a la semana anterior en general, cosa que es muy preocupante. Por eso tomamos algunas medidas puntuales que tienen que ver con restringir la nocturnidad para bajar la circulación por la noche porque vimos que había dos ámbitos particulares donde se concentran la mayoría de los contagios, que son las aglomeraciones de personas, en muchos casos esas cuestiones pasan de noche, en las fiestas, etcétera, y por otro lado los encuentros familiares y sociales”. De allí, agregó, vinieron las medidas de restricción de nocturnidad, habilitación de multas en municipios y reducción de personas en reuniones sociales.