Sonríe el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof. Ocurre que la siempre extravagante Elisa Carrió ahora aseguró que piensa en ser candidata a gobernadora bonaerense en 2023. Una gran noticia para el peronismo que vería el camino allanado para una segura reelección. Carrió mantiene una bajísima intención de votos en el distrito más importante del país. 

La líder de la Coalición Cívica manifestó que está "dispuesta" a ser candidata a gobernadora bonaerense, al considerar que en la ciudad de Buenos Aires, en el espacio para Juntos para el Cambio, "hay muchos candidatos". "Hay que equilibrar el poder frente al kirchnerismo en Buenos Aires. Saben que van a perder las elecciones, por eso ponen todos los recursos en la provincia de Buenos Aires, para poder ganar y consagrar una impunidad que es transitoria, porque finalmente van a ser condenados", expresó la dirigente.

"Pero puede haber un problema en la provincia de Buenos Aires. ¿Estoy dispuesta a jugar? Sí. ¿Estoy dispuesta a ser gobernadora en dos años si es necesario? Sí. Primero dije no, yo ya no entrego más de mi vida", añadió.

Todavía falta mucho para 2023 y cuesta creer que la oposición pueda cerrar filas detrás de una candidatura con tan pocas posibilidades de éxito como la de Carrió. Excepto en Capital Federal, la dirigente macrista mantiene muy baja intención de votos en todo el país. De confirmarse la noticia, tiene motivos para sonreir Kicillof.